Anecdotas que pasan en la vida

Hace algunos años cuando yo estudiaba aun,  entre mis amigos del lugar donde vivíamos yo era el más pequeño y ellos hablaban de sus trabajos y lo difícil que era para ellos siendo mejores que subieran a otros y no a ellos siendo mejores que muchos de los que habían subido a jefes, cada quien en su trabajo era bueno, uno en banco otro en una aseguradora y otros más para el gobierno, y siempre hablaban de lo duro que era saber q otros subían a los puestos que sabían q eran de ellos y aun así no los cambiaban de puesto; y nunca había pasado por eso y hasta cierto punto me llegaba a reír de lo que ellos siempre contaban; incluso con mis familiares sucedió yo solo escuchaba los comentarios negativos sobre lo que sucedía al rededor de ellos sobre obtener un mejor puesto en donde laboraban; pero al fin sucedió lo que muchos contaban crecí entre a trabajar y sucedió lo que a muchos era mejor que muchos más que habían subido a los puestos y uno se queda siempre en lo mismo esta vez me toco a mi soy mejor que otros en a lo que me dedico y aun así los demás empiezan a subir obtienen mejores puestos y no llevan mas tiempo que yo y tampoco son capaces con el puesto y ellos se han dado cuenta ya que a pesar de que yo no soy jefe les ayudo a resolver los problemas que ellos no pueden resolver

Anuncios

Un comentario en “Anecdotas que pasan en la vida

  1. Hace dos años, en verano me fui con mi familia a Molina seca, un pueblo de León en España, donde mi prima se iba a casar. Mi familia y yo nos alojamos todos en una posada. Una tarde salimos a tomar un refresco al bar de enfrente. Yo me metí la llave de la posada en mi bolsillo, pues mi madre no tenía bolsillo. Cuando terminamos de tomar el refresco, me dispuse a sacar la llave del bolsillo para entrar, pero la llave no estaba en el bolsillo!! Yo como loco andaba buscando la llave por el suelo, por la mesa, preguntando a mis tíos si ellos la habían visto, pero ninguno la había visto. Entonces yo, al caminar oía como el sonido de las llaves, y cuál fue mi sorpresa, que mi pantalón de chándal tenía el bolsillo roto, y la llave se metió por dentro de una especie de funda que tienen muchos pantalones de chándal, y había llegado hasta el fondo, a la altura de mi tenis: S estuve como 5 minutos moviendo la llave hacia arriba con cuidado hasta que por fin la alcance desde el bolsillo. XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s